Arbol silvestre de cuba

Arbol silvestre de cuba

Animales de Cuba

La distribución definitiva de las ranas arborícolas cubanas en Florida y el sureste de Estados Unidos estará probablemente dictada por el clima. Un artículo científico publicado por biólogos alemanes en 2009 sugería que el cambio climático provocado por el hombre podría crear las condiciones adecuadas para la colonización y reproducción de la rana arbórea cubana y permitir que esta rana se establezca en gran parte del sureste de Estados Unidos. Un período inusualmente largo de temperaturas frías en enero de 2010 parece haber matado a muchas ranas arbóreas cubanas en la Florida peninsular, pero el descenso de la población fue sólo un revés temporal para esta rana invasora. Las poblaciones de rana arbórea cubana se han recuperado en toda la península y es probable que sigan expandiendo su área de distribución hacia el panhandle de Florida y más allá.

La rana arbórea cubana pertenece a la familia de las ranas Hylidae. Todas las ranas arbóreas de Florida, incluidas las cubanas, tienen almohadillas expandidas en los extremos de los dedos que les permiten trepar por árboles, arbustos, ventanas y edificios. Sus almohadillas ayudan a distinguir las ranas arbóreas de otras ranas como los sapos y las ranas acuáticas como las ranas toro. Las ranas arbóreas cubanas tienen almohadillas excepcionalmente grandes en comparación con las ranas arbóreas nativas de Florida (Figura 3).

  Planta arbol del dinero

Mahoe azul

Cuba contiene un gran número de especies arbóreas en alto riesgo de extinción y cuenta con muchos botánicos de talento, pero muchos salen de la educación formal sin las habilidades esenciales de gestión de proyectos necesarias para emprender un proyecto de conservación exitoso.

Al extenderse por el Mar Caribe, Cuba alberga una magnífica variedad de vida arbórea, la mitad de la cual no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. Cuenta con más de 1.300 especies de árboles diferentes, desde palmeras reales en las tierras bajas hasta magníficas magnolias que crecen en los bosques de montaña.

Muchas de las especies arbóreas de Cuba están restringidas a pequeños hábitats específicos. Por lo tanto, son extremadamente vulnerables a las amenazas de la agricultura, la deforestación, las especies invasoras y el desarrollo turístico, todas ellas cada vez más frecuentes en el país. Veintidós especies de plantas cubanas, entre ellas el árbol de la fragancia de La Habana (Cnidoscolus fragrans), el árbol de la guettarda (Guettarda retusa) y el árbol de la ruta (Galipea ossana) ya se han extinguido debido a las actividades humanas. Otras 157 especies arbóreas están amenazadas de extinción en Cuba y necesitan urgentemente medidas de conservación.

Árbol de majagua

Palmera cubanaLa palmera cubana, de nombre científico Copernicia macroglossa, es originaria de Cuba. La característica única de esta palmera es que sus hojas tienen forma de abanico y no tienen peciolos. Si no se eliminan, las hojas viejas y secas forman una “enagua” que les da un aspecto de palma “vestida”, de ahí el nombre de palmera cubana de enaguas. Esta palmera de crecimiento lento tolera la sequía y es resistente al frío. También se puede cultivar en interiores.

  Arbol de mora blanca

Aspecto: La palmera cubana tiene un único tronco gris que está coronado por una corona de 10-12 frondas erectas, rígidas y en forma de abanico que crecen en forma de espiral. Las hojas casi no tienen pecíolos y crecen desde la parte superior del tronco. Los foliolos exteriores están cubiertos de espinas largas y gruesas. Si no se recortan, las hojas viejas forman una falda o una enagua, de ahí el nombre común de la palmera Cubana.

Flores/Frutos: En verano, produce pequeñas flores cremosas. Las flores masculinas y femeninas nacen en la misma inflorescencia. Las flores van seguidas de frutos negros ovalados en forma de baya de aproximadamente 2,5 cm de diámetro.

Carbón vegetal de Marabú

Pouteria multiflora es una planta de la familia Sapotaceae del orden Ericales.[1][2] Su nombre común en inglés es bullytree.[4] Sus nombres comunes en español incluyen jácana,[5] ácana, acana, hacana o jacana. Es nativa de América del Norte y del Sur[6][4] La planta es común en el Bosque Estatal de Toro Negro[7].

Puede crecer desde 40-90 pies (12-27 m) de altura y desde 2-3 pies (0,61-0,91 m) de diámetro. Produce una madera muy buena que puede utilizarse para rodillos de molino, marcos, muebles y construcción de casas. La madera de acana es de color claro, de grano fino y recto, dura, muy pesada, fuerte, duradera y puede pulirse para que brille. Los poros son pequeños y están dispuestos en filas radiales. Los rayos de la médula son estrechos e indistintos[8].

  Pie de arbol leroy merlin

Una definición similar del árbol de Acana la da Constantino Suárez en su Diccionario de voces Cubanas como; árbol indígena silvestre de tronco recto que crece hasta 10 metros con hojas rígidas ovaladas coriáceas que produce un fruto nutritivo más pequeño que el zapote, y cuya madera es apreciada en Cuba para casas rústicas y construcción de barcos por su durabilidad y dureza, cualidades potenciadas por su sonoridad, peso y bello color rojizo.[9]

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad